lunes, 7 de noviembre de 2011

Sheripiari

La palabra sheripiari en asháninka ucayalino significa chamán, adivino, curandero.

Con el auxilio de una lengua gramaticalmente más conservada, el matsiguenga, podemos afinar un cierto análisis gramatical de sheripiari:

Seri = tabaco; pega = curar, transformar. El sufijo -ri es agentivo.

De esta manera, seripégari (en matsiguenga)  o sheripiari (en el Ucayali) significa El que hace uso del tabaco para curar o resolver (problemas). La cosa está clara; pero requiere algunas precisiones adicionales

Seri procede del quechua sayri, y no al revés, como lo sugieren algunos etnólogos. De hecho, el diptongo [ay] puede simplificarse subiendo o palatalizando algo la vocal baja y neutralizarse en [e]; esto ocurre en muchísimas lenguas.

Sayri es pues quechua; uno de los incas rebeldes que logró luchar contra los entonces recientes conquistadores españoles se llamaba Sairi Túpac, y Saire es un apellido corriente en el sur peruano.  Ahora todavía la palabra se emplea como botanema para distintas variedades de tabaco, tanto en la sierra como en los piedemontes andinos de la selva,  entre las cuales hay algunas que producen estos de psicosis alcohólica llamados localmente  diablos azules cuando se beben macerados en cerveza. 

El consumo del tabaco en cigarrillo es costumbre al parecer. La forma tradicional consiste en insuflar tabaco molido en las fosas nasales del paciente mediante una caña, algo así como un rapé; pero insuflado, no aspirado. Pero, la forma como el seripégari lo consume es otra: Se toman hojas de tabaco, se trituran, se filtra el jugo en un colador y se lo hierve hasta que quede algo espeso. En ocasiones se mezcla con un cocido igualmente preparado de kamarampi, el nombre de una planta que en última instancia significa “medicina para el mal”; aunque esto también está sujeto a discusión; pes puede significar “la pócima de la muerte”; pues la raíz kama significa tanto mal como muerte (El demonio kamaari es el que produce la muerte) y otra vez una raíz de origen quechua: ampi o hampi; medicina. La asociación de la nicotina y los alcaloides del kamarampi produce alucinaciones, igual que, cuando  en la sierra, algunos quechuas usan un sayri llamado supayqarqu que, preparado en infusión y mezclado con alcohol, produce similares reacciones.

Y un observador cuidadoso debe considerar el paralelismo semántico entre el quechua supayqarqu (el expulsor de demonios) y el asháninka kamarampi  (la cura contra el demonio)

En la foto que sigue, Tania Rivera de Pucallpa, junto con Fermín, el seripégari de Atalaya


No hay comentarios:

Publicar un comentario