miércoles, 1 de julio de 2009

Carta a un indígena universitario sobre su situación actual

He vuelto a las viejas selvas del Urubamba por motivos laborales; al no poder llegar al río Picha, me entretuve buscando informacion aleatoria sobre el río y la gente. Y me tropecé con una carta de Ricardo Alvarez Lobo a uno de sus alumnos. Tengo poco que decir; la dejo entera a lectura:

Carta a un indígena universitario sobre su situación actual
Ricardo Álvarez Lobo O.P.

Te escribo con el fin de darte a conocer cuál es tu situación actual.

Debes explorar conmigo quién eres hoy, no guiarte sólo por lo que otros te digan. Tu descúbrete a ti mismo. Yo mismo te diré quién eres en tu situación actual. Has recibido una buena formación en tu niñez. Has terminado los estudios secundarios y se te ha ofrecido una oportunidad para seguir nuevos estudios con el fin de apoyar a tu comunidad. La misión con la comunidad decidieron que un grupo de 18 miembros de la comunidad salieran a Pucallpa a estudiar magisterio en el Instituto Lingüístico de Yarinacocha ¿Recuerdas? Cinco vuelos de avioneta. El presidente de la región daba becas de estudio a los estudiantes de Sepahua. Pero no les han admitido en el Instituto porque eran católicos. ¡Qué fracaso! No pensabas que la religión llegaba a marginarte. Increíble, pero era cierto.

Se buscó otra alternativa, ir al Instituto Superior de Pucallpa. Fuiste. Pero había la orden del Director departamental de que los nativos tenían que ir a Yarinacocha. Total que ni en Yarinacocha ni en Pucallpa los admitieron. Tu mismo has visto la marginación. Así fue. Se determinó entonces regresar a Sepahua. Fracaso, por ser católicos no pueden estudiar. Fuiste agraciado con una beca para estudiar en Lima en la Universidad de San Martín. Ingresaste. Bien estabas. Un día el profesor pidió a los alumnos identificarse. Tu dijiste: Soy de Ucayali. Se oyó una voz atrás que dijo “Narco”. Te insultaron públicamente. Nueva marginación. Otro profesor que pidió tu identificación le dijiste que eras de Ucayali. Otro dijo en voz alta: “Terruco”. Más marginación. Pero son juicios que duelen, pues a nadie gusta que le tachen de narco ni de terruco. Ahí tienes razón. Pero, a pesar de que se dice que en Lima no hay marginación y racismo, los hay.

Has estudiado en un ambiente hostil. Has demostrado tener fuerza de voluntad para superarte. Has hecho algún diploma en otras universidades y en otros centros superiores, has asistido a conferencias, talleres, seminarios sobre temas de selva. Y has podido constatar que no se conoce bien a la selva y que existe gran marginación. De todas las formas ahora estás siguiendo estudios. Ves que los temas son interesantes y que te pueden servir de mucho. Constatas que las clases son alturadas y que hay gran respeto al otro. Con fuerza de voluntad puedes llegar hasta el final.