sábado, 6 de junio de 2009

Bagua

Hemos reaccionado a destiempo. Entregados a la tarea de comprender razonablemente las implicaciones legales y económicas de los decretos legislativos puestos en cuestión por la AIDESEP, no nos hemos dado tiempo para advertir que el nivel de conflicto se acumulaba, para dar lugar a la irresponsable acción de emplear cerca de 700 policías y un número indeterminado de refuerzos del ejército, para desalojar a cerca de cuatro mil indígenas y pobladores de Bagua de la carretera que habían obstruido desde hacía algunas semanas.

El día anterior el premier Yehude Simon se había reunido con Alberto Pizango, líder de la AIDESEP, federación indígena amazónica que se alzó en huelga nacional contra un conjunto de medidas jurídicas del gobierno que afectan, efectivamente el ordenamiento constitucional del país. Todo indicaba que las soluciones o las treguas podían ya iniciarse. Sin embargo, la intervención policial-militar del gobierno demuestra el clásico proceder de manejar dobles discursos y dobles ejecuciones. Es la famosa escopeta de dos cañones: ganar tiempo en la negociación política con la dirigencia y enviar un contingente armado para presionar a las bases. Es obvio que la operación, por su tamaño y envergadura, no se hizo en pocos días, ni se resolvió como consecuencia de los pre acuerdos del día anterior.

Por lo mismo, en la balanza del cálculo de malicias, no es el proceder de Pizango, sino el del Gobierno el que merece mayor atención. Pero hay otros detalles a considerar: técnicamente, una empresa militar policial que produce más de un centenar de heridos (el hospital de Bagua colapsó por atenderlos) y acaso cuarenta muertos entre policías y pobladores, es una operación errada, y merece desaprobación tanto política, como técnica.

El otro punto es político. Algunos descerebrados como el congresista Mulder han decidido enfilar sus baterías contra Alberto Pizango resolviendo la compleja trama de las cosas en una acusación personal a un soliviantador de los ánimos de los indios. Argumento similar se empleó oportunamente contra líderes de distintos procesos sociales, sindicales y políticos, incluido el de Juan Santo Atahuallpa.

Un tercer punto es de mayor alcance. Debemos pensar que hay razones que ameritan una intención criminal en el sanguinario allanamiento de la huelga indígena, y que deberemos confiar en largos procesos judiciales por genocidio que puedan llevar a algunos de éstos irresponsables a los mismos banquillos en los que la sociedad de derecho logró sentar al señor Fujimori.

Un cuarto punto es qué hacer hoy: Debemos buscar mediadores (¿Gastón Garatea?). Los decretos en cuestión deben suspenderse por un periodo prudencial. Mientras se pronuncia el Tribunal de Garantías Constitucionales y otros entes rectores. La modernización del país (si así quiere llamársele al programa político detrás de estos hechos) no puede abonarse con sangre.

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. PRONUNCIAMIENTO DE LA MUNICIPALIDAD DE UTCUBAMBA

    La Municipalidad Provincial de Utcubamba, en su condición de ente representativo de la población utcubambina, frente a la lucha por la reivindicación de sus derechos que vienen encabezando varias etnias nativas y la comunidad educativa de la Universidad Nacional Toribio Rodríguez de Mendoza de Amazonas, se dirige a la opinión pública para manifestar lo siguiente:

    1.- Nuestra solidaridad e identificación plena con los justos reclamos que vienen demandando las etnias nativas y la comunidad educativa de la Universidad Nacional Toribio Rodríguez de Mendoza, exhortando al gobierno central a escucharlos, abriendo todos los espacios necesarios de diálogo y concertación evitando así todo acto de confrontación o violencia.

    2.-Lamentamos que ante la falta de dicho diálogo se esté prolongando la solución a estos y demás problemas, alimentando así un clima de violencia innecesario o de confrontación en nuestro país, específicamente en Amazonas, donde debe perdurar la unidad de la población y sus autoridades, propugnando siempre un espíritu de desarrollo.

    Bagua Grande, 15 de mayo del 2009.

    SEGUNDO QUITERIO HERNANDEZ VASQUEZ
    Alcalde de la Provincia de Utcubamba
    Publicado por Administrador en 5/17/2009

    ResponderEliminar
  3. Comunicado conjunto de la Conferencia Episcopal del Perú y la Defensora del Pueblo

    http://www.youtube.com/watch?v=QVSrhGwDEFc&eurl=http%3A%2F%2Fenlacenacional%2Ecom%2F2009%2F06%2F05%2Fdefensoria%2Ddel%2Dpueblo%2Dy%2Dconferencia%2Depiscopal%2Dse%2Dpronuncian%2Dsobre%2Dacontecimientos%2Den%2Dbagua%2F&feature=player_embedded

    ResponderEliminar
  4. Les escribo en estos momentos cruciales para la Amazonía peruana, pues desde las 5 de la mañana nuestros hermanos indígenas vienen siendo violentamente reprimidos por las fuerzas del orden, el presidente García sale en los medios de comunicación lamentando los actos de violencia, sin embargo, ordena que la policía dispare y les niega a los heridos el ingreso al Hospital, hasta el momento hay 20 indígenas muertos en CORRAL QUEMADO (BAGUA) y 40 heridos aproximadamente, la población en general se ha sumado y el enfrentamiento continúa los indígenas están dispuestos a todo, a morir por defender lo que consideran suyo, y no están mal informados, al contrario después de mucho tiempo de silencio, de soportar las ordenes de los gobiernos, han despertado y están haciendo respetarse, haciendo uso de las leyes que los amparan y de decidir el tipo de desarrollo que desean según sus propia cosmovisión.

    Mientras yo les escribo las bombas lacrimógenas siguen siendo esparcida por vía aérea y terrestre, y los hermanos indígenas y no indígenas se defienden con sus lanzas, con algunas armas, sin temor a expresar la furia e indignación al ver a sus hermanos muertos, en manos del violador de derechos, del Congreso de la República que el día de ayer, se negó a sesionar en el pleno y debatir sobre la Derogatoria del DL 1090, que fue declarado anticonstitucional, por la Comisión Constitucional del Parlamento. Se ha tomado con rehenes a los policías de Estación 6 y se les ha quitado sus armamentos, y los helicópteros de la policía constantemente sobrevuelan la zona.

    También se ha ordenado la captura inmediata de los dirigentes nacionales y regionales, tildándolos de extremistas, terroristas y defensores de intereses de otros países que pretenden ver al Perú de rodillas, que se dejan manipular por otras personas, Es que acaso el presidente sigue pensando que los indígenas no tienen la capacidad de pensar y decidir su propio destino, hasta cuando seguiremos pensando en ellos como ciudadanos de segunda clase y excluyéndolos de todo proyecto nacional, expropiándoles sus tierras y poniendo en riesgo su vida y la de las generaciones futuras.

    Son prácticamente ya 2 meses desde que comenzó esta gesta histórica, las ciudades de la Amazonía se encuentran prácticamente desabastecidas sin combustible, alimentos, con carreteras tomadas, exigiendo al gobierno la atención de su plataforma de lucha, participando de sus mesas de diálogos, que sólo dilataron el tiempo y no llegaron a un buen puerto.

    Ahora los campesinos, ribereños y población en general expresa su indignación acompañando en esta guerra desatada por el gobierno y sus aliados, como el otrora cuestionador de los Gobiernos de Derecha Yehude Simon, quien sonriente aparece en la televisión condenando a los indígenas por intransigentes e infantiles, para quienes tendrá mano dura, pues esa minoría, que en realidad es una gran mayoría retrasa el crecimiento del país, ese crecimiento que sólo se ve reflejado en las cuentas de los grandes señores del poder y no en el pueblo, que es quien sufre las consecuencias de la extracción indebida de recursos y la entrega de territorios que son habitados desde tiempos inmemoriales por nuestras culturas originarias, inclusive antes del que Perú existiera como país.

    Son las 7 de la noche, el número de muertos en Bagua llega a 115 hermanos indígenas y 10 policías, quienes fallecieron producto de la balacera aérea, Estación 6 se encuentra en enfrentamiento, los militares prohíben que se traslade a los heridos, y a los muertos los están metiendo en bolsas y lanzándolos al río. Es que acaso no vivimos en democracia, el gobierno violador de derechos humanos encabezando por el asesino mayor Alan García pretende borrar las huellas de su crimen, no podemos permitir que este individuo quede impune y siga desatando una carnicería y asesinando a seres inocentes que tienen los mismos derechos que nosotros.

    Por favor reenvíen este mail, ya no se que más decirles o que más sentir al observar tanta desolación y dolor…

    Cynthia

    ResponderEliminar