lunes, 23 de febrero de 2009

UNESCO Interactive Atlas of the World's Languages in Danger

No conozco el Atlas, sino sólo la parte expuesta en la edición interactiva, http://www.unesco.org/culture/ich/index.php?pg=00206

La edición física de las precedentes (1997, 2001) está en venta; pero UNESCO ofrece publicar “en breve” la de este año. Por lo mismo, se hacen comentarios sobre lo que está al alcance de la mano en la net. En el caso del Perú, deben considerarse estos aspectos:

1. En la lista de 62 lenguas existentes, el quechua se presenta en quince variedades dialectales, con una repetición: quechua yauyino, quechua de Yauyos. Hay también algunas imprecisiones de dialectología. El quechua del norte de Junín, ¿se refiere a las variedades de Jauja y Tarma?

2. Aparecen cinco lenguas extintas, y se presentan fenómenos históricos diferentes en el mismo cuadro; pues como se sabe, el llamado cholón pudo haberse extinguido hacia 1970 (preguntarle a la lingüista Latorre, de San Marcos); pero, el mochica, mucho antes (ver el libro de Rodolfo Cerrón sobre el tema); sobre el pano o wariapano, ciertamente, el último hablante murió en 1991. Ver más abajo.

3. Lo que se dice sobre el no siempre decisivo papel extintor de las lenguas coloniales mayoritarias no queda claro. El hecho es que una lengua se extingue en dos casos: cuando mueren todos los hablantes de un núcleo pequeño o cuando los hablantes de un núcleo grande o pequeño cambian de lengua, y los procesos sociales que dan lugar a uno u otro resultado, son diferentes.

4. En general, conviene distinguir el destino del quechua de Pacaraos o Incahuasi del que le pueda corresponder a los dialectos de alto peso demográfico. Si se considera el quechua como macro grupo, o se toman en análisis los comportamientos sociolingüísticos de los quechuas mayoritarios, no hay, en general motivo de excesiva alarma. El quechua sureño (ayacuchano, cuzqueño puneño) pierde población relativa; pero no absoluta, según los últimos censos modernos del Perú, y tal vez su destino sea una tercera forma de extinción: en cosa de 300 ó 400 años, puede fundirse con el español y algo de inglés (y acaso de chino) para dar lugar a una nueva lengua. Sin embargo, es un hecho que algunas variedades de quechua están en crisis.

5. La edición interactiva también tiene algunas contradicciones que deberán ser explicadas: el quechua de Yauyos aparece con lengua en situación crítica, pero con cero hablantes. ¿Por qué no la consideran extinta? La lengua Iñapari aparece en un rango demográfico de 600 (máximo) y 4 (mínimo). Eso es poco riguroso. Sin embargo, puedo casi afirmar que son cuatro o tres los hablantes de iñapari. Lo documentaremos oportunamente

Sharanahua


Grupo etnolingüístico de la familia pano. Las estadísticas le reconocen no más de 500 personas, distribuidos en seis comunidades, ubicadas en el Alto Purús. En el Brasil se hallan varias otras comunidades, y al parecer, también hay algunos en Bolivia.

En lenguas pano, la palabra shara significa a una abeja pequeña que produce miel en unos saquillos, entre los árboles. Todos saben de la importancia de la miel en las culturas amazónicas; de modo que no diré nada sobre ella ahora. El sufijo “nawa”, usual también en estos pueblos, significa “extranjero”. Sharanahua, por consiguiente, significa “El pueblo de las anejas que no es nuestro”. Así se rotulan los etnónimos del Alto Ucayali.

Los shranahua de hoy se reducen a seis comunidades cuyos destinos dependen de lo que puedan hacer los extractores de madera en el Purús. Si se talan los bosques, habrá menos agua, menos pesca, menos caracoles para comer, menos fronda para cobijarse y hacer parir a sus mujeres. Los extractores de madera tanto del Purús como del Yurúa, no sólo son dueños de los bosques, sino también de los pueblos. Los más exitosos de ellos tienen el monopolio de los pasajes aéreos, a Puerto Esperanza, y de la venta de alimentos en las bodegas del pueblo. Hay algunas escuelas que no funcionan; pues están tan alejadas, que nunca se supo qué ocurre realmente por allí; pues en estos últimos tres años, los funcionarios educativos de Pucallpa (la sede regional) hicieron una sola visita al Purús

¿Qué será de ellos ahora? ¿Qué estarán haciendo los alumnos, y los maestros, ninguno de los cuales es sharanahua? ¿Cómo estarán las escuelas bilingües? ¿Seguirán buscando recónditamente su felicidad en las fiestas comunales de cacería, como relataba Adolfo Torralba? Ahora que el propio Adolfo, su párroco amigo, ha muerto, ¿Qué será de ellos? Tal vez sigan siendo para muchos lo que siempre han sido: un simple dato demolingüístico.

No tengo fotos. Pongo aquí la carátula del libro de Adolfo Torralba.

Un nuevoi blog

MI hija María acaba de iniciarse en el mundo de los blogueros. Su blog es El libro de Cristital, su URL es http://ellibrodecristital.blogspot.com/. Visítenlo. Cuenta la historia de su mascota y de su vida deportiva